Ayudas de hasta 5.100 euros para las empresas que contraten, en prácticas, a jóvenes parados

La Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, a través del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), ha lanzado una ayuda de hasta 5.100 euros destinada a empresas de la Región que contraten en prácticas, a tiempo completo, a jóvenes con una titulación oficial e inscritos como desempleados que sean menores de 30 años.

83774-Prácticas

Existen diferentes tipos de ayudas. La ayuda mínima es de 1.500 euros, en el caso de contratos de entre seis y doce meses; si dura entre doce y dieciocho meses, la ayuda es de 2.700 euros,  y de 3.900 euros, si la duración es mayor de dieciocho meses y menor de veinticuatro. La mayor ayuda, de 5.100 euros, se concede en el caso de que el contrato llegue a la duración máxima contemplada, que son veinticuatro meses.

La convocatoria, publicada en el BORM, está dotada con 189.000 euros de la Consejería, y las empresas pueden acogerse a ella hasta el 16 de octubre del presente año (2017) .

Las solicitudes se pueden presentar en un plazo de quince días, a contar desde la fecha en la que se produzca el alta en la Seguridad Social del joven contratado.

Además, estas ayudas son compatibles con otras bonificaciones de la Seguridad Social que pretenden animar a las empresas a dar el paso de contratar a jóvenes en esta modalidad.

El director general del SEF, Alejandro Zamora, subrayó que

“esta es una muy buena puerta de entrada de estos jóvenes en el mercado laboral, ya que en muchos de los casos, al concluir el periodo de prácticas son contratados. De hecho, también ofrecemos ayudas a las empresas que decidan convertir este contrato en prácticas en indefinido”

 

El contrato en prácticas

Este tipo de contratos está pensado para aquella personas que han finalizado sus estudios y poseen un título universitario, de formación profesional de grado medio o superior, títulos reconocidos oficialmente o títulos de certificado de profesionalidad. Se trata de un contrato con una duración mínima de seis meses y del que mayoritariamente se benefician jóvenes que acaban de obtener su titulación.

Este contrato les permite cobrar un salario que durante el primer año es como mínimo el 60 por ciento del que fije el correspondiente convenio colectivo para el puesto que desempeña, y el 75 por ciento el segundo año, además de ser dados de alta en la Seguridad Social.

Una vez finalizado el contrato, la empresa les entregará un certificado que refleja la duración de las prácticas realizadas, así como las tareas desempeñadas y los puestos ocupados para que puedan acreditar dichas prácticas y la experiencia adquirida.

Esta medida, que se enmarca en el programa para jóvenes de la Estrategia por el Empleo de Calidad 2017-2020, pretende reducir las cifras de desempleo juvenil a través de diversas medidas, como la eliminación de barreras para emprender, la inclusión prioritaria en programas de empleo, o las ayudas a empresas para su contratación.

Deja un comentario